6 de julio de 2013

mania de asociarse

Cuando Nero comio esa empanada, sintio en sus venas la codicia. El no era un tipo asi, era un tipo mas bien tranquilo, paciente. Pero desde que entro en ese juego no podia dejar de sentir codicia.
Todo empezo cuando Mensi lo invito a salir hace ya 5 meses. Mensi era morocha, con ojos verdes, flaca y alta, por esa epoca se sentia sola por eso invito a Nero aquella noche. Iban vagando, perdidos por las calles, sintiendose bien en compañia del otro. Pasaron un rato charlando, tomaron unas cervezas, incluso algunos besos y en un fugaz segundo un auto aparecio contramano.
Tomo la vida de Mensi, dejando solo su pobre cuerpo tirado. Nero no reacciono, al contrario le llevo minutos moverse y apenas lo logro, se dirigio corriendo hacia la avenida mas cercana. Su corazon latia, la sangre le corria hirviendo en las venas y sintio por primera vez ese deseo insaciable, la codicia. En la avenida subio a un taxi. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario